miércoles, 8 de junio de 2016

Coser a besos



Voy pintarrajeando con tiza corazones
para ver si se convierten en vidrio cortante y peligroso
o bálsamo aromático para cerrar heridas.

Pues la vida como los amores de pega,
cuando menos lo esperas,
golpea como puños a un saco de boxeo,
hasta dejar  noqueado,
con la boca rota, 
besando la lona.

Entonces hay que confiar que la herida,
como el roto de una tela con un zurcido que hilvana la modista,

con un beso,
si no sana hoy,

sanará
mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario