viernes, 25 de mayo de 2012

Miedo por su ausencia


Un sobresaltado despertar para ver su espalda desnuda dirigirse
al balcon sin muros de la vida.

Cómplices su cuerpo y mis placeres,
mis ojos  asombrados están presos
del encanto que transita entre una noche de amor
y los escalofríos del alba.




Con las pupilas dilatadas por  el ensueño,
la lengua  se relame los restos  que el placer deja en los labios,
aliada la luz para desperezar la mirada,
al pasar de la penumbra a sus encantos.

Su cuerpo en el umbral de la terraza.
Mi mente, prolongando las caricias asociadas de la luna,
con el ritmo que marcan  unos  dedos
conscientemente enamorados.

Desaparece su cuerpo  para mostrar la silueta en contraluz
alargando su sombra sobre el suelo.
Desdoblada su imagen
para agrandar el eden que descubren sus encantos

Con mi cuerpo abandonado a los sentidos,
su cuerpo sube a la barandilla
que separa gloria y cielo,
fortuna y tierra.

Están  mis ojos ya despiertos y,
uno a uno mis sentidos,
perciben asustados
el miedo de su ausencia


3 comentarios:

  1. del placer a la angustia del vacío... un golpe demasiado certero para unos cuantos versos.

    me quedo con:

    "el balcón sin muros de la vida"

    pero todo el poema podría resumirse en los cuatro últimos versos, como un micropoema que encierra todo el sentido trágico de la vida.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. bellísimo poema... para ver y compartir
    "la ausente"

    ResponderEliminar
  3. Que poema más bonito, aunque se deslice el miedo, lo mismo que al observar las fotos.
    Un grandísimo abrazo.

    ResponderEliminar