sábado, 6 de noviembre de 2010

Corazón de plástico


Los modos y maneras, las formas y los fondos, cambian en estos tiempos más veloces que el AVE.

Lo que solía ser, ahora puede serlo, en función de que resulte más oportuno lo que está bien o lo que convenga.

Así las cosas casi nada es como era, y ante la realidad de que más importante que el color es que el gato cace ratones, cualquier cosa puede considerarse válida si creemos posible conseguir el fin que nos proponemos.

Así es la vida y así evoluciona, corazón.

7 comentarios:

  1. Cuanta razón hay en esas palabras.

    Un besico

    ResponderEliminar
  2. Sabias y certeras palabras entrada más que excelente sin exagerar.
    Saludos desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar
  3. Ni los espantapájaros son lo que eran.
    Un abrazo, amigo. Sigamos siendo lo que somos y nada habremos perdido.

    ResponderEliminar
  4. Pero ese espantapájaros no espanta nada. Seguro que no fué arriba la cosecha...

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué repelús la espantahumanos!


    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ...estoy contigo, estas lleno de razón. Saludos y que tengas una estupenda semana.
    Ramón

    ResponderEliminar
  7. ¿sabes qué es lo peor? que pronto ya podremos tener corazones de plástico pero de verdad, el otro día lo han dicho en las noticias, creo recordar que dijeron que ya hay ratones que tienen corazones artificiales de un nuevo material, tal vez no sea plástico pero será algo así.

    biquiños,

    ResponderEliminar