sábado, 2 de octubre de 2010

Enemigos, no gracias


Si pintar tiene su punto, hacerlo con mal gusto, resulta una propuesta torpe. No dar agua al enemigo es partir de la realidad de tener un enemigo cuanto menos y eso resulta innecesario. Cada uno en su casa y dios en la de todos, hay muchos caminos para perder el tiempo con miserias.

9 comentarios:

  1. Aunque no se sepa, se tienen. Sin buscarlos.

    ResponderEliminar
  2. Lo lamentable es que se escriben las propias miserias en las paredes...


    besos

    ResponderEliminar
  3. la pintada es patética, supongo que tanto como el que la escribió.

    el citado Club 22 supongo que no será un club filatélico o numismático, supongo que será un club de alterne, y entonces digo yo ¿enemigo de quién o de qué? ¿de la economía nacional?¿de la humanidad?... Si legalizasen esos antros se terminaría de un plumazo con la hipocresía que reina en la sociedad, (que nadie quiere la prostitución pero haberla haila y se consume), con las mafias, con el maltrato y el engaño a esas mujeres que vienen de fuera buscando otra cosa...

    ¿quién es más enemigo? ¿el que va al Club? ¿el dueño del Club?

    Grrrrrr!

    biquiños y bienvenido, que se te echa de menos.

    ResponderEliminar
  4. En que puñetas nos hemos convertido??
    La verdad es como para pensar muy seriamente.
    Por mi parte, y sé que es una postura cómoda, pero ya estoy bastante harto: "Que paren ésto, que yo me bajo"

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Nada,pues a matarnos todos que se le va a hacer,aunque parece mejor idea blanquear de nuevo esa pared e ignorar el consejo,saludos.

    ResponderEliminar
  6. Perfecto Pinto.
    Apostemos por la Vida.

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con el amigo de tu banner y de la entrada de abajo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Te apoyo en tu comentario, lleno de razón...patética pintada. Saludos y feliz semana

    ResponderEliminar