viernes, 28 de mayo de 2010

Pregoneros de sus amores



En tiempos recientes, los pechos de las suecas eran como un misterio, tan difícil de comprender como el de la trinidad. Se suponía que los había, ya que algunos volvían de las vacaciones en verano con una mueca de felicidad bobalicona. ¿Efectos solares?, pensaba uno, pero no, enseguida contaban que las suecas paseaban por la costa sin túnicas, ni velos, mostrando sus pechos con insólita insolencia, impropia de mujeres de bien, nacidas y criadas en España.

Mientras aquí, aparecían en el cine deseos en cautiverio, lencería con puntillas de la mano generosa de censores y moralistas que contaban que nada mejor para el placer que el sencillo magreo o manoseo y el coito interrutus.

Pasa la vida y resulta una sorpresa encontrar por los suelos, cuerpos cargados de vida y apariencia, mujeres animosas, amantes de portada, muestarios de un cambio, que como el infinito se retuerce sobre si mismo, y que si antes retenía miradas y sentidos para evitar la propuesta obscena esquivando los placeres, ahora se iguala, respecto al excitante disfrute de revelar cuestiones amorosas que antes callaban los caballeros, y servían para presumir a mequetrefes.

14 comentarios:

  1. Y Jean-Luc Godard aquí ablando alemán?
    Preciosa esta casi surrealista entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante blog. Muy buena entrada. Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Querido Pinto, me he sonreído con tu entrada. ¡Qué tiempos has evocado!
    Besos, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Pues si que te has retrotraído...eso ya forma parte de la historia de la piel de toro. Como bien insinuas, ahora superamos a los más osados ¡pero hay que ver de qué forma! "extremistas" a más no poder.

    ¿Alguien puede traducir ese cartel? ese tipo de manuscritos suele tener su "miga".

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Buena reflexión!
    Pura carne de papel...


    un abarzo

    ResponderEliminar
  6. Me gustan las imágenes que acompañan las entradas de tu blo...gracias por tus palabras y el regalo es también tuyo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Ay amigo pinto; bellos momentos en los que sorprendían los pechos de las turistas... hoy ya nada más nos queda pensar en la crisis internacional y dejar por ello de vivir. Crisis, lo que se dice crisis, eran los tiempos pasados que nos impedían hasta pensar; por ello podían caer tus osamentas en la fría celda de una cutre cárcel.
    Un abraciño amigo, y a seguir soñando en los pechos de las nacionales.
    Rosa María

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, eso sucede.

    Tienes un premio en mi blog Sakkarah

    http://sakkarah-1.blogspot.com

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Ya no hay misterios. ¿O sí?
    Mientras sigamos sin saberlo todo, habrá misterio, Pinto. Y la magia estará servida. Todo depende del deseo que tengamos.

    ResponderEliminar
  10. Diría que los misterios son cada vez menos, por culpa de la ciencia que los descubre y desenmascara. Hay trucos de magos, eso si y manipulación, mucha manipulación.
    Soñar con los pechos puede ser tan vital como descifrarlos, recordemos que una mujer desnuda y en lo oscuro, da confianza e ilumina, decía Mario Benedetti.
    Lo curioso ahora, es que más de una alcanza meritorias portadas, surrealistas, por eso hacer faena, por ejemplo con el hijo de un diestro.
    Yo ingenuo sigo soñando con el mayo del 68, su filosofía, y esos pezones que asomaban libres despuntando libertad. A pesar de ser entonces un niño, sentía que la vida en ese mundo de adultos contestatarios, estaba el camino.
    Supongo que nunca dejará esto una buena razón para seguir soñando.
    Un abrazo y gracias por vuestros apreciados comentarios.

    ResponderEliminar
  11. De vez en cuando viene bien abrir puertas y ventanas y que corra el aire. Lo digo por aquello de que en la época que mencionas, la de antes, estaba todo tan oscuro y era tan pecado, que los hombres os teníais que asomar furtivos por las playas, y las mujeres, las honradas nacionales claro está, descubrían lo que era un hombre, en el más íntimo término de la expresión, cuando una ya no podía rectractarse: en la noche de bodas. Y eso último sobre todo no estaba bien, y no por lo que pudiera "descubrir" la mujer en plan sexo, si no porque a lo mejor se encontraba con que quien por los siglos de los siglos dormiría con ella, era también un animal.

    ResponderEliminar
  12. Como cambian los tiempos y como evolucionan... ¿para mejor o para peor ? Sinceramente no lo sé , pero al menos que la magia , el misterio nos permita seguir soñando.

    Buen comienzo de semana.

    Besos , Vicky.

    ResponderEliminar
  13. menos mal que he cogido más de nuestra época que de la pasada esa que tú cuentas porque adoro la desnudez... más desde que aprendí a disfrutar del placer de una playa nudista... el calor en la piel sin tapujos, el agua fría... y la naturalidad conque todos nos movemos y hablamos, como vinimos al mundo, por un momento, libres.

    porque casi todo lo que se encuentra en esas revistas está adulterado: photoshop, silicona, botox y demás nombres que no me sé.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  14. este es de prueba porque no sé qué pasó con el comentario que había escrito.

    ¡ainssss!

    bicos,

    ResponderEliminar