lunes, 19 de abril de 2010

El espantapájaros



Entiendo que es un proceder natural, el de estimar aquellas cosas que se cuidan y valoran en función de lo que cuestan, pero no en el sentido material de lo que se paga con dinero, sino de lo que se aprecia en función de su dificultad para lograrlo.



Ver florecer los árboles frutales es un momento clave en el proceso milagroso de la vida, al tiempo que hermoso y gratificante, pero nacida la flor el desarrollo continua y no resulta fácil la recogida de la fruta.



El frío helador de las noches de Castilla, el granizo que apedrea de improvisto, y luego si la fruta madura, es conocido el dicho de que quien tiene un árbol tiene también pájaros, o aquel de que peral y moza por casar, son difíciles de guardar.



El abuelo, en una ocasión para ahuyentar los pájaros sin herirlos ni matarlos, lo que sin duda pone de manifiesto una bondad natural, colocó junto a los árboles un curioso espantapájaros.



A los pocos días viendo el respeto de los pájaros con esa figura humana que había colocado, pensó, ¿cómo verían a los hombres esos pájaros?, que con la sola representación de una persona, escapaban asustados.



Con cierto bochorno, retiró el muñeco, para dejar madurar la vida a su manera y grabar esa huella que muy pocos, son capaces de legar junto a su alma.

21 comentarios:

  1. Cuantos años sin ver un espantapajaros!

    Me encanta como lo cuentas,todo lo damos por natural y apenas le hacemos caso, ojala muchos de nosotros nos pararamos un poquito y admiraramos la belleza de las cosas pequeñas que nos rodean.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hay sabiduria en la anecdota que relatas... y en las imagenes que la acompañan.
    Lastima que no nos demos cuenta de que cada vez que metemos mano en el proceso de la vida alteramos su normal discurrir, y que cada vez que lo alteramos modificamos en mayor o menor medida la caida de la siguiente ficha de ese "dominó" que es el orden natural.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Pues yo como soy un poco cortito de entendederas, digo,” me lo explique, lo de la huella y el alma”, me dejo tanto perplejo o descuadrado.
    Mis disculpas amigo PINTO.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena serie de fotografías.
    Los pájaros hacen nidos en el corazón del espantapájaros.



    besos

    ResponderEliminar
  5. makistakis, no hay más que pasar por sus blogs para comprender lo de "cortito de entendederas".
    El que no entiende su falsa modestia es servidor, pero bueno...digamos que no más allá de la vida, están esas huellas que perduran en quienes las sienten.
    A diferencia de otros, la buena gente nunca muere.
    Salud amigo y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hermosas tus palabras Pinto. Hermosas tus imágenes.
    Da gloria visitarte.
    Creo que me quedo con tu espantapájaros.
    Lo voy a guardar en mi salón para que me haga compañía.
    Es precioso.
    Qué gran persona era tu abuelo. Vale la pena venerarle.

    ResponderEliminar
  7. Precioso lo que cuentas. Tierno nieto de maravilloso abuelo.

    (Las fotos de mi blog las numeró Tecla por la izquierda. De no se así, la más alta es de fresas salvajes, tienes razón.
    Nunca dudes de tus ojos: tienes una mirada certera y sabia)

    ResponderEliminar
  8. Es maravilloso lo que escribes, los recuerdos que se encuentra en tus letras, la añoranza, el recuerdo de lo vivido.
    preciosas fotos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Acabo de descubrir tus blogs y todavía estoy de paseo por esta casa de dos salas tan amena. En una la sala amable de lo bueno y de lo bello. En la otra sala el espacio para los espejos inmisericordes.

    ResponderEliminar
  10. Preciosa, un acierto de composición. Impactante y muy atractiva. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Envidio todas y cada una de tus fotos.No puede ser que haya tanta diferencia con las mías, seguro que es la cámara.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Buena elección la del abuelo para dejar madurar la vida...

    ResponderEliminar
  13. Que buena reflexión. y es que no hay nada mejor que dejar las cosas tal cual, dejar que sucedan no hay por que alterar el orden de las cosas.

    si un espantapajaros pudiese hablar pediria perdon a los voladores porque es como un sacrificio a lo que tiene que suceder.

    me gusto la foto dle espantapajaro es genial.

    gracias por comentar aquella vez en mi blog, disculpe usted, sino pase antes.
    gracias y le devuelvo el abrazo un poco más fuerte y envuelto en sonrisas!!

    bendiciones!

    ResponderEliminar
  14. Preciosas frutas y precioso espantapájaros.
    Siempre me quedo mirándolos haciéndome una pregunta similar desde muy pequeña."¿y por qué le tendrán tanto miedo los pájaros?" supongo que decir que porque les parece un hombre será una interpretación humana. A lo mejor porque no ven nada y les parece un monstruo...
    saluditos

    ResponderEliminar
  15. una historia muy entrañable con un final lleno de sabiduría.

    hermosa la foto de la gota de agua, aunque el protagonista hoy sea el espantapájaros.

    ResponderEliminar
  16. Que bella reflexión... Que esperanzador y gratificante es dejar huella en los latidos de la vida que sigue en el corazón de los que se quedan.
    Besiños,
    Rosa María

    ResponderEliminar
  17. ¡¡¡¡Gracias Pinto!!!! Es mi primer espantapájaros!!!!! No había visto ninguno, y tus fotos son tan buenas, es el fotógrafo, no la cámara, estoy segura, ....qué digo buenas, magníficas.
    Hermosísimo.
    Gracias por tanta belleza.

    ResponderEliminar
  18. Brillante y sabia anécdota y sublimes fotografías. Muy bueno el blog. Me ha encantado. Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Nunca he visto en ningún pueblo de Castilla, en los que hace tanto frío por las noches como bien dices, un espantapájaros tan logrado. Al final se volvió con el abuelo y seguro que escuchó sus reflexiones, aunque los pájaros lo tomaran por loco ;) Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. no me sirvio pero son ermosas

    ResponderEliminar