jueves, 21 de enero de 2010

Reflejos.





El bueno de D. Roberto, maestro de escuela era un tipo genial, tan solo sobraba un palo corto, que utilizaba para “acariciando” las manos infantiles, corregir sus alegres travesuras.



Recuerdo un día de frío extremo, con veinte centímetros de nieve en el patio y sin calefacción, pues el camión que trasportaba el carbón había patinado bajando el puerto, quedando la carga desparramada por la cuneta, salpicada como de pecas negras.



Ateridos, manteníamos el abrigo puesto para evitar la congelación y pasmados de frío se oía el silencio.



Llegado un momento, mientras el maestro nos hablaba de los mitos griegos, me levanté del pupitre y con los dientes rechinando, paré su locución para decirle; D. Roberto, si usted me deja el palo, me encargo yo mismo de calentar las manos, para que usted no se canse.



¡Ah, estos niños de hoy en día!, respondió sonriente mostrando su buen humor, al tiempo que mandaba poner de pie y situarnos al fondo de la clase en un espacio amplio sin pupitres, pidió que nos quitáramos el abrigo y se dispuso a ordenar una tabla de ejercicios con los que sin darnos cuenta espantábamos el frío.



Pasado un rato mando sentar, para continuar la clase contándonos como el joven Narciso se había enamorado de su propia imagen reflejada en el agua. Narciso víctima de su propio poder seductor, consagrado a una amor que se desvanecía con las ondas del agua.



Ahora al recordar, pienso en la reacción rápida y eficaz de D. Roberto, como un buen ejemplo de otro tipo de reflejos.

Fotos y texto de Benito Páramo, cámara Canon G9. Al pinchar en la foto puedes ver ampliada
A tu disposición para compartir con quien consideres oportuno

34 comentarios:

  1. D.Roberto, D Roberto...tambien recuerdo esa tabla en mis manos en mi caso se llamaba DªEulalia, tenia fijacion por mi nombre "Sonia"
    me decia....no es un nombre catolico debes de cambiarte !!! Margarita, decia, seria aprpiado para ti; fuertes soficanas me hizo pasar mi nombre !

    Maravillosas fotos como siempre, intimo relato...he podido oler las estufas de carbon que por aquel entonces teniamos.

    Un abrazo lleno de recuerdos

    ResponderEliminar
  2. Muy original relatar alternativamente con las fotos. Palabra e imagen se unen para narrar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me encantaron el relato y las fotografías.
    Existen maestros que, por sus cualidades, los recordaremos siempre.

    ResponderEliminar
  4. Las fotos de los reflejos son fantasticas, me encantan, la del hielo es genial y tu relato magnifico.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Y si solo fueramos un reflejo del mundo?
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  6. Sonia, Carlos, Isabel, Mª Angeles y José, Edu, se agradece muy sinceramente vuestro paseo por este vuestro rincón, y también los comentarios. Con mis comentarios intento poner una semilla que crecerá vuestras aportaciones. Por eso son tan valiosas.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. También hubo don Robertos en mi infancia... Hoy los he visto reflejados en tu historia.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Yo hasta he sentido el olor a tiza y el rechinar de la pizarra, D. Pinto.

    Y he recordado que una vez aprobé Matemáticas jugándome el suspenso a los dardos con D. José María. Un nota de maestro.

    Abrumados por las hipotecas y los créditos los parados urbanitas arriendan sus balcones y terrazas.

    Parados urbanos, se alimentan de Cáritas y de sus huertos balconeros

    ResponderEliminar
  9. Me a encantado Pinto.
    Me has hecho recordar a Don Vicente ,era un profesor que exigia muchisimo en las matemáticas , pero hizó que luego llegará a amarlas ,y a Doña Isabel,Don Gonzalo,...me has traido tantos recuerdos...todavia puedo percibir su tiza entre los dedos.

    Sinceramente , me a encantado la calidez de tu texto , junto a esas bellas imágenes.

    Un Abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  10. José, me alegra motivar esos recuerdos que nos han formado en lo que somos.
    Un abrazo

    D. García, decía el maestro que cuidado la avaricia rompe el saco. Los prestamos, para consumo muchas veces por y para aparentar, hay que pagarlos con intereses, y las hipotecas, cuanto tasador sin escrúpulos y bancos, tendrían que justificar prestamos desmedidos por lo que no valía lo que costaba. Pero estos comentarios los dejo para mi otro rincón:
    el-pinto.blogspot.com.
    Salud siempre.

    Vicky, reitero mi agradecimiento por el comentario tan sentido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hermosa fotografias,me ha encantado.Un besico

    ResponderEliminar
  12. Muy bonitas las imágenes, gracias por compartirlas y que nosotros podamos disfrutar de ellas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. impresionante es lo que se puede lograr con los ojos bien abiertos...

    ResponderEliminar
  14. Pinto,
    preciosas fotografías , es un arte sin dudas encontrar el momento exacto para apretar el disparador. Si tuviera que elegir una, me quedo con la del final , la del reflejo en el agua (Narciso), pero me gustan todas.

    Grxs por visitarme y darme la oportunidad de conocer este sitio tan bello.

    Besos desde el Sur.
    REM

    ResponderEliminar
  15. Las fotos son increíbles. El relato tiernísimo.

    ResponderEliminar
  16. Mariajesus, conociendo la sensibilidad de tus comentario, reconforta la opinón que me dejas. Muchas gracias.

    Rembrandt, los momentos pasan por el deseo de divertirte. La fotografía es para servidor un pequeño placer con el que disfruto, solo o acompañado con la cámara la vida se pierde en y eso a uno le relaja.
    Un abrazo y gracias por el comentario.

    Abriles, en ocasiones es tan gratificante abrir los ojos como cerrarlos a lo que incomoda. Un abrazo

    María, el placer es contar con tu visita y ese cariño que trasmites

    Buda, gracias por tu visita y comentario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Maravilloso recuerdo el que compartes con nosotros,me pregunto si aun se seguiran practicando esas tablas de ejercicios.
    Por cierto preciosas fotos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Muy buen relato.
    Excelentes fotos Pinto.
    ¿Las tomas tú?

    ResponderEliminar
  19. Me encanta la última foto, la impresionista.
    El relato, estupendo. Me pregunto si lo entendería una persona jóven. No tengo hijos pero tengo la impresión de que la relación con el profesor ha cambiado radicalmente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Severino, antes el maestro tocaba todos los palos, ahora hay profesores especializados en educación física.

    Lynette, tanto el texto como las fotos son obra mía. Me alegra que te gusten y agradezco tu participación.

    Uno, la relación con el maestro era entrañable, más próxima quizás. Había también otra relación con los padres, recuerdo que se trataban como amigos y el respeto primaba ante todo. Diría que era una prolongación de la educación familiar.

    Sobre la foto, también me gusta. No todo en la fotografía es siempre el reflejo de la realidad, en este caso se agradece la insinuación mediante ese reflejo distorsionado.

    ResponderEliminar
  21. Me ha gustado el relato, pero las fotos, esectaculares. Muy buen gusto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Cada día te superas con las fotos. Extraordinarias. Y con los comentarios que acompañan foto a foto. Sabes intercalar a la perfección, está todo perfectamente acomodado.
    Precioso todo.
    ¿De veras pediste el palo para calentarte las manos?
    Yo sí recuerdo a todos mis profesores, de la Universidad incluidos y al final les tienes cariño a todos, incluso la de tercer grado me conoce y saluda, debo tener la misma cara.
    Me encanta este blog. Veo que es emulador para muchas personas, pero en mí el buen humor se dispara en todas direcciones, como si fuese al principio un caleidoscopio y después estallase en todas direcciones de felicidad con todos sus colores en formas de estrellas y pompas de jabón y purpurina.
    Fantástico todo.
    No me perdería tus fotosrelatos por nada del mundo. Gracias.
    Quimey.

    ResponderEliminar
  23. También conocí esa época del "palo", en nuestra clase era una regla. Yo me portaba siempre bien y creo que nunca llegué a probarla. ¡Que método tan cruel!

    Las fotos son una pasada. Me gustan los reflejos que nos hacen diferentes, porque nunca llegan a ser iguales del todo al modelo original.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  24. por cierto, la foto con Roma es muy divertida.... je je, me hace gracia como te mira tan seria.

    biquiños, más.

    ResponderEliminar
  25. Quimey, no se muy bien que decirte, gracias lo primero y ... seguiré contando cosas.

    Aldabra, la foto en cuestión la realizó Ana, mi hija en una reunión familiar, de esas distendidas y entrañable. Ana con su cámara no hace una, dispara secuencias. Días después apareció en casa con la fotografía impresa. los pocos días cuando pasé por su casa encontré la imagen colocada en un marquito junto a otras entiendo especiales para ella.
    Supongo que por estos detalles que ahora te cuento, me he animado a compartir en el blog.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  26. Pinto.

    Me ha resultado muy evocador el relato. Las imágenes, impagables. Al igual que otros comentarios, me viene a la memoria mi profesor de matemáticas, en EGB. Aunque huraño me aficionó a las ecuaciones.

    Por cierto, me encantan tu perro y tu blog.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  27. Qué distintas las clases que describes con las de ahora, todo ha cambiado mucho en relativamente poco tiempo.
    Tus fotos son evocadoras. Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Me encantan tus fotos, me parecen preciosas, de una gran delicadeza. Yo era buena en la escuela, aunque tampoco iba mucho, me tocaba más ir con las vacas, cosa que entonces odiaba. Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Muy buena serie. Gracias por visitar mi blog. Te sigo el tuyo con tu permiso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Acabo de llegar a tu blog y tenía que felicitarte por todo lo que transmites, consigues un conjunto imagen-palabra muy completo y bonito :) un saludo

    ResponderEliminar
  31. hola, muy lindas las fotos, todas sacadas con la G9?? parece una buena cámara!

    yo tengo una lumix fz-28, a veces saca buenas fotos... hago lo que puedo :-S

    Un saludo
    LoreG

    ResponderEliminar
  32. Pues vas a tener razón que tu zoo es mejor que el vasco...

    ResponderEliminar
  33. Hola, acabo de asomarme a tu ventana y vengo de ver a M.Hernández, el Rastro (magnificas fotos)la nieve, el frio, y esa fauna tan bien "pillada".....Volveré por aquí más despacio...Ah, lo que cuentas del pan duro,mi madre tambien lo hacía y yo sigo haciendolo aunque ya no sea "pecado"...Por cierto lo de los filetes rusos era algo que aprendí cuando viví en Madrid,por mi tierra sólo conociamos la ensaladilla rusa...
    Besicos.
    ¡¡Buenas fotos!!

    ResponderEliminar
  34. Qué fotos!!!
    Magistrales!!!
    Y el relato .... de la actitud del maestro deja una nostágica sensación de ternura y calidez!

    ResponderEliminar