viernes, 29 de enero de 2010

Pan duro



Mi madre guardaba el pan sobrante, pues entonces, tirar el pan era pecado. También es cierto que el pan endurecido tenía diversas utilidades, por ejemplo se rallaba para empanar los filetes, que nunca supe por que se llamaban “rusos” y que ahora, hay quien prefiere llamar hamburguesas.



A mi hermana y a mi nos encantaban aquellos domingos que papá recuperaba el pan duro y proponía un paseo por el parque del Retiro, donde sus más de 40 estatuas, su centenar de árboles diferentes, y el estanque con sus numerosas barcas de remos, no resultaban tan interesantes como el quiosco de música, con sus conciertos dominicales y sin duda, lo más importante para nosotros su Casa de Fieras, que al ser trasladada en el año 1972 a la Casa de Campo, cambiaría su nombre para llamarse Zoo.



Llegar hasta el Retiro tenía ya sus aliciente, había que tomar el metro, y eso ya contemplaba un atractivo, el metro y sus historias siempre han tenido ciertas referencias tan curiosas como fascinantes, refugio cuando las sirenas anunciaban bombardeos, sus leyendas colocadas en vagones, asiento reservado para caballeros mutilados, antes de salir dejen entrar, prohibido... bajo multa de cinco pesetas.



Entonces como no había televisión en color, ni documentales de National Geographic, acudir a la “casa de fieras” era la forma de acercarnos al mundo animal; aves, tigres, jirafas, elefantes... el oso polar en su reducida jaula dando vueltas sin parar, los rugidos del león que se escuchaban a la entrada del parque, junto a la puerta de Alcalá.



Pero sobre todo, los juguetones monos que en su foso hacían las delicias de niños y padres con sus juegos interminables.


Al contemplar en sus jaulas y lanzar un trozo del pan duro, esperábamos la respuesta, quien era el más rápido a la hora de recoger y como al hacerlo, manifestaba su satisfacción por haber logrado su premio al tiempo que mostraban una mueca de agradecimiento.



Ahora cuando acudo al Retiro, normalmente con motivo de la celebración de la Feria del libro o el concurso de pintura rápida, no puedo evitar pasar por ese viejo espacio, donde contemplando sus reducidas jaulas vacías, siento una profunda pena por las fieras de entonces, y al mismo tiempo, con el recuerdo de mi padre, una inmensa alegría.


40 comentarios:

  1. Las fotos bonitísimas. Preciosos cisnes negros con sus crías blancas.
    El texto tierno, como siempre son los tuyos.
    Me encanta venir a verte, porque disfruto desde la mirada hermosísima del golden cachorro de la entrada, hasta la última foto.

    ResponderEliminar
  2. Hola, EL PINTO.
    Muy buena esta entrada tuya, la suscribo al 100%-
    Posiblemente, por lo que dices, nos cruzáramos en alguna ocasión en esa CASA de las fieras amaestradas, creo somos de una época mas o menos digna de recordar.
    EL PINTO, yo también tengo algún blog, que aparte de que eres seguidor, me gustaría que de vez en cuando, me dieras TU opinión sobre lo que publico, si así lo consideras.
    Me gusta ese cambio en la foto de tu perfil, besando a ese cachorro.
    SALUDOS EL PINTO.

    ResponderEliminar
  3. Que geniales todas las fotos, un placer haberme pasado por tu espacio...

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Una entrada llena de recuerdos que de repente inundan nuestra mente y se van amontonando haciendonos muy feliz.

    Las fotos de lujo.


    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué hemososa parece la vida desde tu prima... a ver si es que lo es...

    Peciosísima entrada, la última foto, qué decir, belleza máxima.

    ResponderEliminar
  6. Un paseo por el recuerdo y la nostalgia. También yo he sentido lástima por la horrible prisión de los animales: la de hoy un poco más cómoda, aunque prisión al fin y al cabo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Preciosos tus recuerdos.

    Ete año habremos coincidido en el concurso de pintura rápida. Allí estuve, me encanta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Aqui en zaragoza no habia casa de fieras pero recuerdo de chaval que en el parque Bruil habia un pobre oso enjaulado que era blanco de numerosas salvajadas que le propinaban la chavaleria,por cierto con el pan duro tambien se pueden hacer unas estupendas migas,me gustan tus recuerdos porque a la vez despiertan otros en mi,un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Pinto, qué bonito todo, la nostalgia de ese texto, las maravillosas fotografías. Precioso de verdad.
    Un grandísimo abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  10. Pues qué quieres, te mando un OLÉ como una catedral!!

    ResponderEliminar
  11. El zoo siempre me gustó aquí nunca se le conoció como la Casa de fieras, pero tiene la misma fascinación. Ahora llevo a mi hijita a verlo. Sabes la foto del tigre está fuera de liga amigo. Todas deslumbrantes, pero esa es mágica. Lo del pan duro sería una rareza acá.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Lindos recuerdos acompañados por fotografías magníficas.

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  13. Hermosos recuerdos que a la vez recuerdan en mi otros.Como siempre espectaculares las fotografías.Un besico

    ResponderEliminar
  14. me gusta como cuentas tus historias y como nos haces recordar cosas de "antes".

    y las fotos estupendas todos... pero la última me transmite muchas emociones... la playa para caminar, para encontrarse con una misma, la playa en su grandeza y las gaviotas poniéndole música a la imagen.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  15. genial las fotos! si tienes un golden, sos un afortunado!

    abrazote!

    ResponderEliminar
  16. Muy bonitas fotografias amigo Pinto y muy bien escogidas!!

    Besos amigo

    ResponderEliminar
  17. Por cierto me encanta la foto del angora que tienes en el lateral, yo tengo tres preciosas angoras me encantan los felinos...!

    ResponderEliminar
  18. Me parece de todas las imágenes hermosas, pero la última fotografía de abajo es tan grande, lleno de sentimiento delicado y un ambiente fantástico.

    un abrazo y besos


    Isabella

    ResponderEliminar
  19. Esto para mi es un paseo por el recuerdo (no la casa de fieras, que ya la habían trasladado)
    Estuve en Madrid de joven y el retiro era mi refugio.
    Preciosas fotos.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  20. Te felicito por las fotos, son muy interesantes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Hola
    Creo que por desgracia ahora esas reuniones de padres e hijos han cambiado y han pasado de ser una forma colectiva de acercarse y conocerse a ser una forma cercana de lo que es la nostalgia... Los niños ya no juegan y pasan tanto tiempo con los padres y el resultado es, creo, frialdad, indiferencia y desarraigo. Lastima.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Veo que tienes dos blogs, vengo del otro.

    Las fotos son preciosas.
    Yo soy una gran aficcionada a la fotografica, pero me queda mucho por aprender.
    El año pasado me compre una Canon digital Eos1000 y estoy tratando de apuntarme a algun cursillo para aprender a sacarle el maximo de posibilidades de la camara, porque solo pongo el automatico y arreando...
    Y me gustaria saber cambiar y hacerlas manualmente. Si me puedes aconsejar donde puedo ir, te lo agradecería.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Agradezco a todos la visita y el buen ánimo. Me alegra ver que mis micro relatos y fotografías en muchos casos son compartidos y sentidos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  24. Gracias por tu cariñoso comentario. Es muy cálido sentirse arropada.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  25. Me encanta leer sobre los recuerdos de otros...
    Algunos los hago mios de alguna manera... le agrego al pan duro el hacer un postre argentino llamado budin de pan (riqusimo)
    Las fotos geniales!!!
    De verdad me dio placer pasar por aca!!!
    Mil besos cielo, llenos de luz para ti!!!
    Ese perro es preciooooosooo!!!

    ResponderEliminar
  26. Hola que tal? me encantan las fotos de "pan duro" y también la foto de la cabecera. Yo tengo a una golden retriever, se llama Dina y es lo mas fantastico que me ha pasado nunca. Se quieren de una forma extraordinaria. Por lo que observo en tus magnificas fotografias tasmbien te gustan los animales y esto unido a la belleza de tus imagenes demuestra tu enorme sensibilidad. Enhorabuena. A partir de ahora seguire tu blog. M.Rosa

    ResponderEliminar
  27. Gracias por ofrecerme la posibilidad de conocer tu bloc. Me gusta la sensibilidad que se desprende de cada fotografia da gusto pasearse por aquí.
    He hecho caso de tu apreciación ya que en el otro blog sí tenía instalado el traductor pero no en el de fotos y ahora lo acabo de incorporar (aunque ya sabemos que las traducciones nunca son fiel reflejo, como mínimo nos ayudan a comprender el conjunto).
    Un saludo, te sigo.
    ;)

    ResponderEliminar
  28. me encantan tus fotos y tus recuerdos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Fantásticas imágenes.!!!
    Emanan calidez y ternura !!!
    El tigre y el oso : fascinantes!!!!
    Sentidos y nostálgicos comentarios.
    Muy bueno!!!

    ResponderEliminar
  30. Estupendas tomas fotográficas. Enhorabuena. Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Leyendo tu entrada me pregunto qué será de esos niños que no tienen la suerte de contar con estos recuerdos de paseos con nuestros padres, como los tenemos nosotros.

    ResponderEliminar
  32. Los recuerdos de nuestra infancia se quedan prendidos en nosotros; es imposible olvidarlos.

    Te felicito por las fotos y en especial por la foto principal, es de una ternura infinita... ¿Qué sería de nosotros sin estos "amigos" tan fieles?

    Un cordial abrazo. Isabel

    ResponderEliminar
  33. Pão duro! Quem não gosta? sempre é aproveitado, nem que seja para um minúsculo pardal ou uma frágil formiga. Gente chora por um pedaço mesmo duro.
    Boas fotos.
    Abraço

    ResponderEliminar
  34. Muy bellos recuerdos acompañados por unas excepcionales fotografias...

    Un abrazo.
    María Laura

    ResponderEliminar
  35. Es un placer pasearse en tus recuerdos con estas bellas imágenes que los ilustran.
    Es cierto eso de que la imagen reaviva el recuerdo y viceversa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Como siempre, bellas fotos que ilustran tus palabras, creo que ya habías publicado esta entrada, porque me recuerdo haberla leído, y si ses cierto eso de tener a los animales encerrados, es triste.

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  37. Yo echaba pan duro a los patos. No era pan duro. Eran gusanitos, de chucherías, se entiende, naranjas.
    Ahora no estoy de acuerdo con los zoos.
    Cuando pienso que nacen fuera de su hábitat y en cautiverio me muero de pena. Osos polares.
    Quien quiera verlos que viaje.
    Besos a Roma, Pinto.
    Bellas fotos.

    ResponderEliminar