domingo, 17 de enero de 2010

El Rastro origen del Gili





El rastro, cuentan que tiene su origen en el reguero de sangre que dejaban los animales sacrificados en el matadero municipal de Madrid, inaugurado aproximadamente en 1497, antes que los caminos fueran llamados calles, los chamizos, casas y las manzanas, barriadas que no barrios, en este caso bajos por eso del nivel económico.




Desde Embajadores, con su nada aristocrático renombre a la puerta de Toledo, se transitaba, decían por las repugnantes barriadas del Rastro y San Francisco, llegando un poquito más arriba a la plaza de la Cebada, donde permanecía el innoble patíbulo, para escarmiento de vagabundos y rateros.



Curiosamente del que es hoy, lugar de trapicheo, comercio y paseo dominical, cuentan que proviene la palabra gilipollas, un adjetivo vulgar que significa gili, tonto, lelo.



Llegados aquí, resulta que gili al parecer deriva del gitano español jili, que indica inocente o cándido, si bien también tiene connotaciones de frío o fresco.



Actualmente hablar de gilipollas, es referirse a persona fatua, presumida, petulante, vacía, presuntuosa, jactanciosa, impertinente, vanidosa, frívola, engreída, hinchada por no decir pomposa, hueca, soberbia, arrogante, fachendosa aunque no necesariamente facha, pedante y arrogante.



En resumen que nunca tampoco significa tanto, pues todo el mundo se aclara cuando hablando de alguien, se resume diciendo, que se trata de un perfecto gilipollas.



Fotos y texto de Benito Páramo, cámara Canon G9. Al pinchar en la foto puede verse ampliada
A tu disposición para enviar a quien desees y consideres oportuno

21 comentarios:

  1. Aqui tenemos una especie de rastro,y tambien un mercadillo de ropa al segundo lo llaman rastro a mi me gusta pasear por el primero entre los puestos de quincalla,buenas fotos,saludos.

    ResponderEliminar
  2. Todo una rastro de orígenes de la palabra "gili". Muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta informacion sobre la palabra gili...cuanto aprendemos a diario por este mundillo.

    Bonito reportaje del rastro.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡¡¡Eeeeeehhhhhh, amigo, PINTO.
    Impresionante, a la vez que enormemente, aclaratoria, esta entrada tulla.
    Los que nos creemos madrileños-yo mas bien perdí el “madri” y ya ves con lo que me quede.
    Como te digo, muy buena y aclaratorio este post, tullo.
    También en cuanto a entender lo que consideramos-pues hoy lo es- el término “gilipollas.
    Gracias PINTO.
    Un SALU2.

    ResponderEliminar
  5. Sabes Pinto es interesante la historia del Rastro, en todos los países tenemos un lugar así, en Puerto Rico está La Perla. Sin embargo me parece altamente pertinente tu definición de gillipollas, principalmente para los que no somos españoles, yo he escuchado mucho esta palabra, al igual que otra de la que también desconosco su significado (pijo), y gracias a tu entrada sé lo que es un gillipollas.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. precioso Blog, preciosas fotos...felicidades Benito

    ResponderEliminar
  7. Hola. Siempre sorprendente. Con las fotos clavas el espíritu del Rastro madrileño. Creo que es ese. Y desconocía el origen de la palabra. Y eso que soy filóloga. Muy bueno.
    Gracias por ilustrarnos.
    Lynette, la palabra pijo significa tener la cabeza hueca o no tener en qué pensar siendo rico además.

    ResponderEliminar
  8. Excelentes fotografias y genial manera de explicarlo... me gustò mucho.
    Un abrazo
    BB

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho la segunda, la del viejo de espaldas con sombrero.
    Un buen reportaje del Rastro.
    Salud, República y Socialismo

    ResponderEliminar
  10. Amigo Pinto
    Has definido en esa sarta de adjetivos de similitud a alquien que sacaba yo en mi blog "un grano en el cul" ¿lo recuerdas? Te ayudo.. La Beckhan es jilipoyas je je
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. me encanta esta explicación que nos has dado sobre el Rastro y me encantan las fotos... sobre todo, la última, todas essas vasijas y "cosas" amontonadas con buen orden en una esquina, haciendo un bonito contraste con el anaranjado.

    biquiños,

    p.d.: son unos posts muy creativos.

    ResponderEliminar
  12. me faltaba añadir a continuación de "sobre el Rastro" y sobre la palabra gilipollas y sus significados... ¡curiosa mezcla!



    biquiños,

    ResponderEliminar
  13. Es muy interesante ir a buscar el origen de las palabras, de momento, con la tuya, ya son tres las historias que se atribuyen la autoría. Lo que está claro es que los gilipollas existen, porque si no, no precisarina nombre, y el primero que usó esta palabra, no habria tenido el eco que ha tenido. Saludos. Excelentes fotos.

    ResponderEliminar
  14. Benito, me he tomado la libertad de hacerme seguidor de su blog y aprovecho para disculparme por no haber respondido a su comentario sobre Haiti.

    Por favor, no lo achaque a mala fe sino a problemas familiares de salud que me traen a mal traer y me impiden el cotidiano visiteo a los amigos.

    Espero que compartamos muchas más conversaciones sobre fotografía, he sido reportero y editor gráfico del diario El País desde su aparición, y sobre todos los temas que usted quiera.

    Un saludo muy cordial, amigo.

    ResponderEliminar
  15. En ese rastro se vende Madrid.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  16. No sabía que el rastro se llamaba así por eso. He de reconocer que me encanta moverme por sitios de esos, pero más por los montones, donde encuentras tanto unas llaves viejas, como una plancha, quinqués e infinidad de utensilios. Gilipollas somos todos en un momento dado y muchos siempre.
    Las fotos son fantásticas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Hoy me he dejado caer por esta otra casita tuya, y llevo un buen rato pasándomelo en grande. La "casa de fieras" (aquí puntualizaré: los filetes rusos no tenían nada que ver con las actuales hamburguesas!; bueno, un poco sí, pero a mí me gustaban mucho más: con su ajito y su perejil, su masa pasada por huevo, luego, como bien dices, su pan ralladito... mmmm, cuánto hace que no como filetes rusos!!), a mí, que soy animalófila desde siempre, me fascinan las bestias, aunque me desagrada el concepto de los zoos -especialmente desde la era National Geographic-; la maravilla de los reflejos con sus niños helados, espantando el frío con ejercicios; pero este Rastro... aaay, cómo me gustan esos 'marché aux puces' o como se escriba; en Barcelona tenemos el mercadillo de las Glorias, que me encanta, pero tiene demasiada gente y menos solera que el Rastro.

    Veo que una puede perderse durante horas en tu casa, y siempre descubrirá nuevos rincones sorprendentes. Me encanta! Con tu permiso, cuando disponga de tiempo y 'reforme' algo mi Cajón, me gustaría enlazarte entre los blogs recomendados.

    Gracias por tu visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Muy buenas fotos, y la forma en que los comentas me encanta!!!!

    Te sigo!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Bonitas tomas fotográficas y muy buena entrada. Buenos recuerdos me traen. Saludos

    ResponderEliminar