jueves, 26 de noviembre de 2009

Ladran, luego cabalgamos.


Fernando Fernán-Gómez, escribía artículos de opinión, curiosamente en el diario La Razón, siempre en página impar a la derecha, no era para menos.

Contaba en una ocasión como un adolescente buscando palabras en el diccionario, sin que él se diera cuenta, resultó que le había atrapado.

“El chico empezó a navegar por aquel océano de palabras. Entre las que con las que empiezan con la letra “A” encontró “amanecer” y cerca encontró “amor” casi le pareció un libro poético. ... Se sintió satisfecho y siguió volando la mirada sobre el océano de palabras,.. se encontró con “liberal”, “liberalidad” y “libertad”, y allí se detuvo.

Supo que libertad es la facultad del hombre para elegir su propia línea de conducta. Y también la facultad de obrar de una manera o de otra, y de no obrar. Y es la condición del que no es esclavo o no está preso. Supo también que existen las libertades públicas: conjunto de libertades reconocidas a los individuos y a los grupos frente al estado: libertad de opinión, religiosa, de enseñanza, de prensa, de expresión, de reunión, de asociación, etc. Libertad de pensamiento: derecho que tiene cada uno de sostener y proponer sus propias ideas”.

Como ese joven, recordando el artículo e imaginándole he cogido el diccionario y me he fijado en la palabra “amor”, llamando la atención la locución coloquial en “amor y compaña” que no es otra cosa que “en amistad y buena compañía”.

Así gustaría iniciar este camino, “en amistad y buena compañía”, la que seguro iré compartiendo con quienes navegando encuentren y decidan detenerse en este espacio, que comienza con una imagen curiosa por su sencillez, Roma caprichosa y astuta tiene claro donde y como colocarse para guarecer del calor del verano, a la sombra como tiene que ser.

Seguramente nunca sabrá el significado de las palabras "amor" y "libertad", pero tiene y gusta de trasmitir unos sentimientos difícilmente comprensibles para muchos humanos.

Aunque no se lo crean, en muchas ocasiones cuando leo el periódico en voz alta, ante algunos comentarios me susurra: “ladran, luego cabalgamos”.

19 comentarios:

  1. amor y libertad, no hay mejores palabras, me he emocionado con tu post, y con razón

    un abrazo fuerte

    santiago tena

    ResponderEliminar
  2. Que bonita reflexión sobre una palabra que muchas veces se utiliza tan mal... pero que lo puede significar todo. AMOR

    Excelente !!! me gusta... y te sigo!!

    Besosssss

    ResponderEliminar
  3. Me alegra poder felicitarte por esta nueva aventura bloguera en tu primera entrada.
    ¡Qué mejor que empezar con ROMA=AMOR!
    Ya te sigo, a ver donde me llevas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Buen artículo. Enhorabuena. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa manera de comenzar una nueva aventura con palabras ,amor y libertad que no se pierdan ninguna de las tres,un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Reportero del discurrir de la vida, capturador de instantes mágicos...

    Una interesante nuevo camino... Estaré pendiente de el.

    A menudo es conveniente rescatar del diccionario todo el valor de cada palabra, cada matiz, en toda su amplitud, para refrescar la mente, avivar la conciencia, mantener la llama...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. muy buena pinta este comienzo,gracias por la invitacion espero tu visita en Pensamientos......
    http://pensamientosreflexionesamor.blogspot.com/
    y te sigo SUERTE!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Felicidades amigo, ¡amor y libertad!, me encantan estas palabras, que sin duda deberían ser el motor que mueva el mundo.

    Suerte y te sigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Buena reflexión, amor y libertad, necesarias para vivir.
    Saludos
    anamorgana

    ResponderEliminar
  10. Por fion me deja comentar.
    Una historia muy bonita, pero tu perra me encanta.
    Besitos para ella, abrazos para ti.

    ResponderEliminar
  11. HOLA, ME GUSTA LA FOTO

    GRACIAS POR LA VISITA

    SALUT
    JOAN

    ResponderEliminar
  12. Hola Benito, que fácil y tan simple es vivir en armonía verdad, libertad y amor.
    El problema de esta sociedad es que piensa como un grupo, como un rebaño de ovejas que se cree todo lo que le dicen y no como individuos independientes, en realidad no se ejerce esa libertad. El amor sin embargo es espontaneo, somos 100% dueños de la cantidad de amor que entreguemos...Así por lo menos seamos amorosos...
    Enhorabuena por tu relato, da pie a la reflexión. Espero el proximo, un abrazo desde los pirineos.Raúl

    ResponderEliminar
  13. Excelente!!!.
    Un abrazo, (me encanta tu perrita).
    Mónica.

    ResponderEliminar
  14. Realmente un comienzo muy bueno,te seguiré suerte con tu blog, un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Venga, ánimo!!!!. Has tenido un buen inicio. Felicidades.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Mi sincero agradecimiento para quines habeis reparado en este espacio dejando un comentario que estimula.
    Gracias

    ResponderEliminar
  17. Vaya manera de estrenar un blog. Esto sí que es lucirse. Qué bonito. Me ha encantado.
    Enhorabuena por este viaje por el que todos te seguiremos.
    Una preguntilla: tan pocas entradas y tantos seguidores....¿cómo es eso posible???
    Saludos.
    Arwen.

    ResponderEliminar
  18. No se si volveré a comentar un post tuyo, pero siendo esta la primera vez que te leo, creo que se lo merece, y no solo por eso, sino también por haber escrito un post de los que llegan. Con o sin comentarios... te seguiré.
    La ricitos :P

    ResponderEliminar
  19. Pasaba por aquí y pareme a leer. Felicidades para tus comienzos y siguientes. ¡Que sean muchos!

    ResponderEliminar